Primer domingo de octubre 2020

A diferencia de los últimos tres años, este domingo no saldré temprano de casa en camino a la bodega para reunirme con los y las voluntarias más madrugadoras a preparar el toldo, las cajas de cartón vacías y nuestras infaltables “cajas mágicas” recargadas de implementos para preparar las donaciones que desde temprano nos estarían esperando en la Avenida Las Américas.